NO IGNORE SUS ENCÍAS
 
El más pequeño periodo de tiempo. El más grande riesgo de ataque al corazón. Los más altos índices de cáncer. Y como si los hombres no lo hubieran pensado suficiente, los estudios reportan que las enfermedades periodontales son más severas y predominantes en hombres que en mujeres. De hecho en enero de 1999, el Journal of Periodontology, reporta que al menos el 34 por ciento de la población masculina en los Estados Unidos, entre los 30 y los 54 años de edad, tienen periodontitis, en contraste con el 23 por ciento de mujeres.

Este resultado se atribuye a que los hombres tienen una higiene oral más deficiente que las mujeres. Otras razones aún son desconocidas para esta situación en lo que respecta al sexo y la proclividad a la enfermedad, pero posiblemente tienen que ver con el hecho de que las hormonas femeninas protegen las encías. Así las cosas, pero los hombres tienen que ocuparse de este asunto.

Primero que nada, la enfermedad periodontal es la causa principal de la pérdida de dientes entre los adultos. Después de los 65 años, casi el 25% de los hombres no tienen ninguno de sus dientes naturales. Este es un problema que usted puede enfrentar desde antes de llegar a una edad mayor. La pérdida de dientes a causa de una enfermedad periodontal, puede presentarse desde los treinta años, y aún más jóvenes.

Otro factor que quizá es más importante para ocuparse de la salud dental está en la cantidad de investigaciones que relacionan la enfermedad periodontal con otros problemas de salud más serios, como son problemas del corazón, enfermedades respiratorias y diabetes, y una lista de enfermedades que continúa creciendo. Por ejemplo, un estudio mostró que las personas con enfermedades periodontales avanzadas, son 4.5 veces más propensas a adquirir enfermedades respiratorias crónicas.

Otro estudio encontró que las personas con enfermedad periodontal tienen el doble de riesgo de sufrir un ataque al corazón, que quienes no la tienen. Mientras que no se puede evitar la enfermedad periodontal, la mejor manera de prevenirla es la apropiada higiene oral.

Diariamente limpie las colonias de bacterias que se acumulan entre los dientes con seda dental y un apropiado cepillado que prevenga el crecimiento de la placa dentobacteriana.

Las limpiezas profesionales, al menos dos veces al año, son necesarias para remover los cálculos de los lugares donde el cepillo y la seda dental no pueden llegar.

Una revisión con el periodoncista es importante, ya que la enfermedad periodontal en sus etapas tempranas no muestra ningún síntoma.